FESTEJÓ EN CASA

Urunday Universitario venció a Tabaré en sub16 con un holgado 62-54. El equipo del Prado se quedó con un punto que fue tan parejo como lindo para ver y que se jugó en cancha del estudioso. El indio luchó hasta donde pudo pero no encontró el gol suficiente al final para revertirlo.

Foto0405

El encuentro comenzó mejor para un Urunday que salió a presionar en toda la cancha desde el comienzo y complicó. Jugando con sus cinco jugadores abiertos, revirtiendo la bola y generando a partir de las semi-penetraciones y descargas fue como el estudioso colocó un parcial de 15-7 en los primeros 6 minutos de básquetbol. Tabaré intentaba lastimar con el 1X1 de un Mateo Robanno que no estaba en su mejor día y que no aprovechaba para descargar ante la defensa rival que se cerraba para que no lo lastimara cerca del aro. El indio estiró una presión en toda la cancha que lo ayudó a reaccionar. La salida de Robanno de la cancha le dio más protagonismo ofensivo a un Santiago Pernas que anotó 2 triples consecutivos y que fue el líder a partir del cual el visitante colocó un parcial de 12-0 y sacó 4 de ventaja. Más allá del trabajo defensivo y de lo hecho por Pernas hay que decir que en esta reacción también fue importante el dominio que tuvo el equipo dirigido por Rivas de la lucha por los rebotes. Dentro de un cierre de cuarto errático, los locales se mostraron mejor y terminaron solo 3 abajo (18-21).

Tabaré empezó mejor el segundo cuarto, le agrego atrapes en mitad de cancha a la presión que ya venía ejerciendo y sacó 5 de máxima a los 2 minutos del segundo cuarto. El estudioso aumentó la intensidad de la presión defensiva, comenzó a cargar la pintura, lastimó con segundos tiros y colocó un parcial de 13-7 que le permitió pasar por 1 a 2 minutos del final del primer tiempo. Tabaré comenzó este cuarto lastimando con rompimientos por la calle central pero el buen trabajo de ayudas del lado contrario del local no solo impidió que el indio anotara cerca del aro sino que lo llevó a descargar y a tomar tiros a distancia en los que el visitante tuvo malos porcentajes. El reingreso de Mateo Robanno le regresó gol a un Tabaré que cerró mejor el segundo período, colocó un 6-2 y se fue 3 puntos arriba (38-35) al descanso largo.

El tercer cuarto fue todo del local. El equipo estudioso estiró una presión con permanentes cambios de hombre que complicó mucho a un Tabaré que apenas pudo convertir 6 puntos en todo el cuarto. Urunday no tuvo un gran desempeño ofensivo pero defendiendo como lo hizo le alcanzó para revertir el trámite de partido. Ignacio Morena lideró los ataques rápidos, Joaquín López lastimó en la pintura y Urunday colocó un parcial de 19-6 en todo el cuarto que lo llevó a pasar por 10 (54-44) de cara a los últimos 10 minutos de básquetbol.

El último chico fue impreciso para los dos equipos. Urunday, ante la defensa rival que cada vez se cerraba más en la pintura para que no lo lastimarán, abusaba del tiro exterior mientras que Tabaré intentaba generar a partir de cortinas directas que eran bien defendidas por el local y es que, aprovechando su buen promedio de altura, el estudioso cambio de hombre en cada cortina directa y no permitió que se generaran ventajas. Los minutos pasaban, las defensas eran buenas y el score se movía poco. Urunday encaraba los últimos 6 minutos arriba por 9 y parecía tener todo para liquidarlo. Desde la defensa de su rebote el indio corrió la cancha e intentó reaccionar pero erró 3 libres consecutivos y apenas pudo ponerse a 7. Gonzalo Pedemonti fue expulsado por una agresión a un jugador de Urunday cuando restaban 2 minutos y el local ganaba por 7, allí se terminó de liquidar el partido.

En el ganador se destacaron los 11 puntos que convirtieron tanto Lucas Silvetti como Ignacio Morena mientras que en el perdedor el destacado fue Mateo Robanno con 15 unidades.

2 comentarios de “FESTEJÓ EN CASA

  1. UN GESTO A DESTACAR.
    En el partido de cat. infantil entre el locatario Urunday y Tabaré visitante se disputo tanto a tanto lo que
    hizo que el partido se pusiera un tanto «picante» ,aunque las fricciones fueron fuertes pero leales por parte de ambos protagonistas. Sin embargo faltando muy poco tiempo para finalizar el cotejo el jugador N° 23 de Tabaré agredió a un jugador de Urunday, como decimos en la jerga popular al muchacho se le «salto la cadena» y la incidencia por suerte no paso a mayores por la intervención de los jueces, técnicos y algunos de los jugadores de ambos equipos. Lo rescatable de todo esto es que finalizada la contienda el jugador N° 23 de Tabaré se apersonó y reconociendo su error pidió disculpas expresamente al rival que había intentado agredir. En los tiempos que vivimos creo que no es poca cosa, por el contrario el reconocer públicamente frente a todos sus compañeros y rivales el exabrupto cometido, no hace otra cosa que reafirmar ese gesto y le da crédito para si mismo y para todos los protagonistas.Finalmente el Basket es un deporte como cualquier otro y que perdiendo o ganando siempre nos da la revancha que el propio deporte por suerte nos otorga. ENHORABUENA!!! . La violencia no nos hace nunca mejores, ganar o perder siempre es un accidente de juego.

    • En honor a la justicia, me gustaría decir que el jugador Nº 23 de Tabaré recibió un fuerte golpe de puño en su boca (probablemente involuntario) por parte del jugador de Urunday que no fue visto por los árbitros, ni por muchos del público presente. Desde luego que ese golpe previo no justifica la reacción, por lo que entiendo muy acertada la disculpa brindada al jugador de Urunday, y realmente fue emocionante el aplauso brindado por el público presente (de ambas hinchadas) al jugador de Tabaré que reconoció su error, y pidió disculpas con hombría.

Deja un comentario